AYMARA
LORENZO
AYMARA
LORENZO
arrow_downward

Slide menu close ¿Quién soy? Conéctate Comunicarte Talleres Historias detrás
de cada historia
Contacto Clientes Blog

Slide Historias detrás de cada historia "Aymara, échame una ayudaíta..."
De ese episodio hasta ahora no había escrito una línea, aunque no hay quien no me pregunte, después de 8 años, por ese momento.

Ese 23 de agosto de 2012, quedará en la memoria colectiva de nosotros como venezolanos.

Hoy comparto esta historia, porque cada vez que veo el video reflexiono sobre lo que ella pudo haber vivido, pero sobre todo lo que viví como ser humano y como profesional.

Se preguntarán ¡Ajá! pero ¿qué pensaste cuando ella te pidió la ayudaíta?

Les confieso que lo primero que pasó por mi cabeza fue «esta vaina no me está pasando a mí». Acto seguido en cuestión de nanosegundos reaccioné: «si no la ayudo la entrevista no puede continuar».

Este diálogo en mi cabeza sucedía mientras en el estudio se oía el eco explosivo de la risa general en la que cayeron todos los que estaban allí.

Se preguntarán también, ¿cómo no te reíste en su cara?

La verdad es que el asombro que sentí, mezclado con el hecho de ponerme en sus zapatos y suponer por un momento lo que ella pudo haber sentido en ese instante, frente a una cámara en un programa en vivo, me llevó a darle la ayudaíta que me pedía.

En lo personal, me conmovió su honestidad y su sinceridad que la llevaron a pedir ayuda para poder responder a un asunto que para muchos parecería sencillo. —La verdad es, que si lo fuera, y si tuviéramos gobernantes con voluntad política, otro sería el cantar para nosotros—.

Por supuesto que al pedirme esa ayuda ella puso la pelota de mi lado: tenía que dársela para que la entrevista continuara, pero además debía hacerlo bien, porque si no, la noticia no habría sido ella sino yo. (Ejerzo el periodismo convencida de que el periodista nunca, pero nunca, debe ser la noticia).

A escasos días para otro proceso electoral en Venezuela —ya perdí la cuenta de cuántos hemos vivido en 22 años, ¿creen ustedes que algún candidato, para el ilegítimo proceso que vamos a vivir este domingo, se atrevería a pedir ayuda a sus electores?

Es más, les planteo la pregunta también desde la otra cara de la moneda: en el contexto país que vivimos hoy ¿creen que convocar la ayuda de todos es un asunto de debilidad?
Volver a página principal